Despertó después de tres años… descubrió que “Nayarit ya no es igual”

- Oct 6, 2008

>Hoy poco entiende de lo que a su alrededor sucede, ahora, sus hijos reciben del gobierno una beca llamada universal, 250 pesos por año, en tanto que sus padres, ya de la tercera edad, les llega cada mes su despensa a la que llaman la cajita feliz.

Juan Pedro, el personaje de esta historia pasó sus últimos tres años de vida en estado de coma, víctima de un raro mal neurológico, cayó en un sueño profundo del que apenas hace unos días despertó, fueron más de mil 100  noches en las que su familia había pedido a Dios que volviera a abrir sus ojos, vivir como antes, lleno de esperanza y fe, el milagro se hizo y ha vuelto.

Pero la vida le parece muy distinta a la que dejó hacia la primera quincena de septiembre del año 2005. Dice que en sus últimos días en coma, recuerda una frase que le taladraba sus oídos, provenía de la radio -ahora entiende- y era parte de un anuncio del gobierno, la repite aún confundido “Nayarit ya no es igual” y luego se pregunta si esto realmente es cierto.

Le cuesta trabajo incorporarse a sus actividades, apenas ha salido en cuatro ocasiones al doctor que lo atiende y checa su evolución. Por la avenida Insurgentes ha cruzado el majestuoso nodo vial, recientemente inaugurada ha visto la plaza bicentenario y ya se dio cuenta que el feo Ángel de la Independencia ha cambiado de ubicación.

Las obras del segundo nodo vial le han interrumpido su trayecto y ha escuchado en los medios que la Riviera Nayarit ya extendió sus dominios hasta El Novillero en Tecuala, una playa que le resulta familiar pues sus padres son originarios de Acaponeta, otro municipio que ahora gobierna un partido distinto al PRI, caso igual el de la orgullosa Tecuala que también es perredista junto con Huajicori y Rosamorada.

Piensa que la de El Novillero puede ser otra suerte y de entrada las cataloga como Las dos Riveras, la pudiente y la humilde, la de Nuevo Vallarta y la nueva que va desde Los Corchos, Boca de Camichín, etc. hasta La Puntilla. Echa a volar su imaginación en cómo sería vendido alguno de estos destinos en el plano internacional, resume: Welcome to Los Corchos o bien, La Boca de Camichín Resort, exclusivos destinos que americanos canadienses y europeos amarán, piensa.

Juan Pedro es apasionado de la buena lectura, por eso, todos los días compra algunos diarios de la localidad que con su información variada, siempre objetiva le informan de lo que en Nayarit sucede y confirma, pero aún con muchas dudas, que nuestra entidad es la numero uno casi en todo: generación de empleos, crecimiento en el producto interno bruto, competitividad, transparencia, aplicación de recursos y otros rubros de suma importancia.

Se pregunta cómo ha sido posible llegar a estos niveles. En definitiva comienza a creer que Nayarit ya no es igual y cómo va a serlo si ya tenemos helicóptero como ambulancia, bueno, aunque a veces se le vea sobrevolar en domingo alguna escuela privada aventando pelotas, pero sí, este aparato que ya piensa ser adquirido en un modelo más nuevo por el gobierno, se suma a la enorme flota de ambulancias aéreas que vuelan todos los días a la sierra en condiciones de verdadero riesgo para los pilotos y que más de uno ha sufrido un accidente por el poco mantenimiento que tienen. No se parecen al moderno jet que renta el gobernador para sus traslados.

Ya supo por sus hijos que todos los años, el gobierno pone en el Jardín de los Constituyentes, ahora Plaza Bicentenario, una enorme pista de hielo, como las que tienen las grandes ciudades del mundo como Londres o Nueva York, una pista que en su última edición fracturó el concreto, su piso, que también es el techo de un estacionamiento privado.

A veces cree Juan Pedro que no podrá con tantas buenas noticias y es que en tan solo tres años Nayarit ha cambiado diametralmente, bueno, así se lo dicen los medios de comunicación y el propio gobernador a quien sí tuvo la oportunidad de ver por la televisión oficial inaugurando el famoso Forum Tepic que es ahora, el destino y punto de reunión de los tepicenses y el que ya quiere conocer junto con su Sam´s Club. Sabe que está en una extensión importante del parque ecológico que por voluntad soberana del cabildo de Tepic hace más de tres años les fue casi regalado a inversionistas poderosos. Cambió el uso de suelo como en Ciudad Industrial.

Pero ha tenido ya tiempo de reflexionar, comienza a indagar con quienes tiene cerca, de entrada se da cuenta que el servicio de agua potable no ha mejorado y que la basura no pasa desde hace tres días, que desde hace varios meses no aparecen dos conocidos de su familia que fueron “levantados” según han dicho los diarios.

Humberto, uno de sus cinco hermanos egresó recientemente de la carrera de contaduría en la UAN y junto con Raquel su hermana mayor, están desempleados, Beto, como lo llama, maneja un taxi y su Raque no atina qué hacer desde que la despidieron de su empleo.

Juan Pedro comienza a ver una verdad muy distinta a la que todos los días le dice la prensa, el gobernador y sus funcionarios, ya supo que su compadre Antonio se “mocha” con el gobierno para poder ser su proveedor y que la constructora de su cuñado quebró porque ahora las obras son exclusivas y reservadas para los amigos del secretario del ramo.

Alguien le dice que lo de la Riviera fue una puntada  del gobernador, que nada más fue un anuncio para llamar la atención y que es mera publicidad.

Cuando saca cuentas, resume que a sus hijos les da el gobierno tan solo un peso con 25 centavos diarios, que no son suficientes ni para el camión de ida que a veces les respeta la tarifa estudiantil de dos pesos. Pensó, cuando se lo dijeron sus hijos, que eran 250 pesos mensuales, o sea, 50 pesos más que el otro gobierno que les otorgaba como apoyo 200 pesos al mes.

Pero más se sintió cuando supo que el apoyo también se les da a los de colegios particulares.

Comienza a darse cuenta que lo que tuvo fue un destello, que se encandiló después de haber permanecido en coma durante tanto tiempo.

Pero la publicidad del gobierno continúa machacando  “Nayarit ya no es igual”, él ya decidió que en efecto no es igual acá en el mundo real, en el mundo de los que como él tienen que empezar casi de cero.

Hoy,  ha dejado de creer en lo que dicen los medios y compara su realidad y la de los que lo rodean, a nadie le ha ido mejor y no es que antes estuvieran en la gloria pero la pasaban mejor emocionalmente, sin sobresalto por la desatada violencia de la que dan cuenta los propios medios.

Juan Pedro despertó y a veces se quiere volver a dormir, le ha indigestado tanto desarrollo.

Deja tus comentarios