Caso narcopolicías salpica a mandos de la Policía Estatal Investigadora

- Jun 2, 2009

>

* Testigos denuncian que la liberación de un sujeto implicado en un cargamento de droga se produjo en instalaciones de la propia Policía Estatal Investigadora * Dictan formal prisión contra un comandante y cinco agentes de la Unidad al Combate al Narcomenudeo

El Juzgado Primero de Distrito dictó auto de formal prisión contra un jefe de grupo y cinco agentes de la Policía Estatal Investigadora (PEI), como presuntos responsables de delitos contra la salud en la modalidad de colaboración al fomento para facilitar la ejecución de delitos contra la salud.

Agustín García Varela, jefe de grupo de la Unidad al Combate al Narcomenudeo de la PEI, lo mismo que los agentes Francisco de la Rosa Martínez, Armando Jaime Castañeda, Álvaro Huerta Chávez, Víctor Mallorquín de los Ríos y Raymundo Fabián Mercado Bueno permanecen recluidos en la penal de Tepic desde el sábado 23 de mayo, luego de que elementos de la ahora Policía Federal Ministerial, antes AFI, concretaron la orden de captura girada por el juzgado federal.

Los seis efectivos estatales se encuentran relacionados con el número de expediente 98/2009 puesto que en noviembre del año pasado, a cambio de una fuerte suma de dinero, presuntamente dejaron en libertad a un individuo llamado Raúl Navarrete Hernández, dueño de un cargamento de mariguana que fue asegurado en el municipio de Jala.

Raúl Navarrete también fue aprehendido el sábado 23 de mayo por los agentes federales que arribaron de la ciudad de México, especialmente para ese operativo.

Esto último ha sido interpretado como un claro mensaje hacia el Gobierno del Estado, para lograr las aprehensiones sin fuga de información. 

¿TAMBIÉN ALTOS MANDOS?

Entre las constancias que obran en el referido expediente que fue abierto contra los policías, destaca la declaración de cinco sujetos que fueron detenidos el 13 de noviembre del 2008, en posesión de 909 kilos de mariguana.

Y es que fueron ellos quienes al rendir declaración preparatoria ante el Juzgado de Distrito, se quejaron de que quien los contrató para cortar hoja de maíz, aunque terminaron por empaquetar mariguana, hubiera sido dejado en libertad.

Peor aún, ofrecieron un dato que forma parte de la investigación que continúa realizando la Procuraduría General de la República (PGR) al interior de la PEI: la liberación de Raúl Navarrete se efectuó cuando ya estaba preso en Tepic, en una celda de la Policía Estatal.

Esa revelación ha puesto en alerta a la PGR puesto que se deduciría que la transacción habría sido respaldada por altos mandos de la Policía Estatal Investigadora.

En noviembre del año pasado el director de la PEI era Javier Vázquez Paniagua, ahora titular de la Procuraduría de Protección al Medio Ambiente del Gobierno del Estado.

Frente a la revelación ante las instancias judiciales federales, el actual director de la corporación, Julio César Betancourt García –quien era subdirector cuando se produjo la liberación denunciada- remitió al Juzgado Primero de Distrito un informe en el que asegura que el mencionado Navarrete Hernández no estuvo preso como lo afirman los detenidos Ramón Villa Lozano, José Guadalupe Romero Flores, Jorge Luis Romero Pérez, Guillermo Rivera López y Francisco Morones Villa.

Oficialmente, estos cinco fueron detenidos el 13 de noviembre del 2008, a las 4:00 horas, en el municipio de Jala, cuando subían costales con mariguana a una camioneta.

Sin embargo, al rendir declaración preparatoria relataron que en realidad la captura se efectuó un día antes por la tarde, que habían sido contratados para cortar hoja de maíz y que dos acompañantes de Raúl Navarrete –que se dieron a la fuga- los amenazaron con armas de fuego para que empaquetaran la mariguana, lo que inicialmente se negaron a hacer.

Los cinco individuos aseguraron que Navarrete sí fue detenido y trasladado junto con ellos a Tepic, aunque se le mantuvo separado en otra celda. Aseguraron que cuando fueron puestos a disposición de la PGR, Raúl simplemente desapareció.

Uno de ellos dijo haber escuchado que, todavía en Jala, Raúl estuvo platicando con los agentes y uno de estos, que parecía ser el comandante, le pidió un millón de pesos, después 750 mil pesos y por último 300 mil, a cambio de dejarlo libre.

QUE NO LO CONOCEN

Solicitada la orden de aprehensión por la PGR, la misma fue girada el 20 de mayo y apenas tres días después se cumplimentó, precisamente durante la madrugada del sábado 23.

Al rendir declaración preparatoria sobre los hechos, los seis elementos de la Policía Estatal se acogieron al informe elaborado el 13 de noviembre del 2008 relacionado con los cinco detenidos y droga asegurada. Y todos negaron conocer a Raúl Navarrete.

A raíz de la detención de los seis efectivos estatales, han surgido numerosas versiones respecto a la inminente captura de mandos policiacos en la entidad por sus posibles vínculos con el narcotráfico.

Deja tus comentarios