Insólito: Griselda Esparza al PRI

- Ene 28, 2010

>

La entronización de la arquitecta Griselda Esparza en el PRI estatal, programada para mañana a la vieja usanza tricolor, fue recibida con tibieza por parte de la clase política oficialista y los analistas del acontecer local.

Su designación se inserta en la tradición del gobernador Ney González a quien le encanta dar manifestaciones de poder haciendo nombramientos insólitos. Es así como Julio César Jiménez Arcadia fue director de la Policía Estatal o Lolo Galindo es ahora diputado local.

No va sola, Griselda hará fórmula con un destacado cuadro de la corriente magisterial, el diputado Antonio Carrillo Ramos, de Jala. El gobernador reitera su acuerdo con esta corriente, con la que parece está pactando ya el fin sexenal. También hubo pacto cupular en 2009 y el resultado fueron dos distritos perdidos de tres.

Una vez más, la meritocracia típica, la preparación y el desempeño dieron paso a otro tipo de atributos: la lealtad y los criterios afectivos. Y como colofón, un detalle que no es menor: desdén por las opiniones críticas.

En los hechos la actitud del gobernador Ney González es reveladora de una crisis de tolerancia. La Web 2. nayarita –en teoría, bidireccional- se ha vuelto un club de elogios mutuos, en donde el debate está proscrito, en donde no hay acuse de recibo de opiniones críticas y en la que un ejército de fidelizados apalean a los osados que optan por el desacuerdo.

Así pues, se han estado reiterando decisiones fundamentales en la riesgosa lógica del beneplácito cupular, de la supuesta aprobación gubernamental en las encuestas, de los comentarios del séquito de aduladores en Facebook, sin la cimentación social adecuada.

La asunción de Griselda Esparza en IPROVINAY en 2005, estaba soportada en su profesión y los méritos en campaña, aún y cuando la joven arquitecta había comenzado como empleada de la administración perredista de Don Tino Avila. Muchos ya no entendieron su posterior reubicación en dos áreas cruciales de la operación política dentro del gabinete.

En realidad es difícil saber qué rasgo caracteriza el desempeño de Esparza, pues tres chambas en poco más de cuatro años son insuficientes para apreciar su estilo distintivo.

Ahora en el PRI tendrá que remar a contracorriente pues los retos que plantea el 2011 son a todas luces incompatibles con su perfil y experiencia.

Pese a ese marco, Griselda es joven, entusiasta y desenvuelta de palabra. Tiene qué saber que debe empezar un proceso de legitimación muy rápido y abrir su agenda pues el PRI es algo más que la estructura personal del gobernador identificada como “ola roja”.

Además, pasará a la historia como la primera mujer en presidir al PRI en Nayarit.

El 3 de julio del año entrante, por la noche, sabremos si llevar a Griselda Esparza al PRI fue una buena decisión del gobernador Ney González.

Deja tus comentarios