Feria en California: turismo gubernamental que no convence

>El turismo gubernamental siempre y de continuo cae muy mal en la sociedad; es característica de nuestro sistema político, es una oprobiosa costumbre, porque representa sin mas, el ejercicio patrimonialista del poder, el gobierno, como entidad que administra, distribuye y aplica los dineros públicos, tiene la costumbre de su opacidad en este y en otros menesteres; lo normal si tuviéramos gobernantes congruentes, sería, tanto se gastó, estaba previsto en el presupuesto de egresos aprobado por los diputados.

La celebración de la "Feria de Nayarit" en el Estado de California en la Unión Americana, tiene objetivos loables sin duda, llevarle unos días a los paisanos por allá radicados, a sus autoridades municipales y a la pareja gobernante, ofrecerles servicios administrativos elementales, de los cuales destaco dos, la expedición de licencias de conducir y las actas del registro civil.

Para quienes viven fuera de nuestro territorio, saben perfectamente que es un auténtico embrollo el obtener una copia certificada de las actas del registro civil, de nacimiento, de defunción, las mas recurridas; junto a la necesarísima licencia para conducir que ya caducadas, les representa una ventaja que les lleven la oficina para su expedición.

Dos cuestiones simples y elementales de las muchos servicios que el gobierno del Estado está obligado a prodigarle a sus ciudadanos; solo que, por el personal estilo de gobernar de la presente administración que todo lo recubre de jolgorio y una exaltación permanente de lo cotidiano de sus acciones, poco son validadas, toda vez que la crítica este año ha sido igual o mas de feroz sobre los gastos que funcionarios estatales, presidentes municipales y diputados, desde que se instrumentó la primera edición de esta "Feria.."

A estas alturas del sexenio, el desgaste moral y político del grupo gobernante es mas que evidente, quizás en este sentido podemos colegir o explicarnos el encono de las críticas que en los medios no convencionales han aparecido, ni un solo aplauso, ni un solo reconocimiento, critica mordaz, crítica vitriólica, crítica contumaz que llega incluso a cuestiones de índole personal y familiar de los gobernantes estatal y municipales.

Entendemos que al mismo jefe político le vale gorro que sus acciones de gobierno tengan la aceptación y el beneplácito de la sociedad, como no existe un mecanismo adecuado de inter locución con sus gobernados, desconocemos si existe un fenómeno de retroalimentación del sentir de la sociedad y el diseño de los lances gubernamentales.

Están desgastados pues, por eso no convencen; y que grave es esta condición, porque el alejamiento del gobernante, del servidor público con la ciudadanía en general, además de generar un innecesario aislamiento, produce una deformación de la interpretación del sentir social.

Si siguen llevando a cabo los recurrentes sondeos de opinión, poco o nada sirven para mejorar esta percepción que la sociedad y sus voceros tienen del grupo gobernante; estar alejados de la ciudadanía, no confrontar con sus inteligencias los proyectos o reformas legislativas, es una receta para perder la reproducción del poder desde el poder mismo.

Una feria es una serie de festejos, música, canto, comida, bebida y el generoso deseo de sentirse atendidos los paisanos que viven, trabajan y sufren en la unión americana; malo que sirva para el proselitismo político, malo que sirva para una autoafirmación política; lo deseable es que todo esto, para justificar el gasto invertido sea útil para nuestros connacionales.

Contacto: cronicaslip@gmail.com

>

>

Deja tus comentarios