Mi ciudad está enferma de miedo

- Sep 18, 2010

>

¿Qué sería de nosotros si no sintiéramos miedo?. ¿Qué seríamos capaces de intentar si el miedo no nos atrapara como lo hace?. ¿Cuáles serían nuestras decisiones si el miedo no nos paralizara como sucede?. ¿En dónde está la raíz de esta emoción?. ¿Cómo es el aprendizaje de éste?. Surgen tantas preguntas alrededor de esta emoción.

Entendiendo la diferencia de lo que es un sentimiento y una emoción, un sentimiento se encuentra en un lugar diferente corporalmente hablando, está en el pecho y viene siempre precedido por un pensamiento, es decir, primero pienso y luego siento, mi mente dicta lo que debo de sentir, en base a nuestras creencias. Por ejemplo, pienso que esto que me dice mi amigo es algo agresivo, basado en lo que me enseñaron que es agresivo y por lo tanto me siento triste. Es como una serie de consecuencias, algo así como un proceso lógico, sin embargo; muy diferente es el miedo, un poco más complejo diríamos.

El miedo es básico, nos va por delante en la vida, y se encuentra en las entrañas, el miedo es una emoción CENTRAL, muy irracional, muy paralizante, poco lógica, y por lo tanto, tiende a desquiciar a cualquiera, saca de su "normalidad" a cualquier persona, es por eso que alguien con miedo es de temer, porque no podríamos asegurar su conducta, es errática y poco predecible, incluso por el mismo individuo que la experimenta. Valga decir que tiene sus raíces muy en el inconsciente y sale al consciente en formas disfrazadas, frecuentemente me sorprendo ante un paciente o alguna persona que tiene la tremenda valentía de decir que tiene miedo. Se necesita ser MUY VALIENTE para expresarlo y admitir que algo nos da miedo, por la asociación a la cobardía y poco valor. Total hoy en día, todos (y principalmente los hombres) tienen que ser estos seres hiperpoderosos, hipersexuados, hombres a carta cabal (como en las películas), con toda energía de protección y entereza ante lo que sea. Esto no es cuestión de sexos y el miedo se esconde tras la rabia, la pereza, la indiferencia y frecuentemente tras el sobrepeso.

Sin embargo, el miedo tiene este doble valor donde es defensa y precaución y por otro lado paralizante yugo que no deja vivir, por eso es difícil deshacernos de él, si no tuviéramos miedo, seríamos unos insensatos como en alguna ocasión lo menciono Emma Godoy, pero hoy por hoy, como psicoterapeuta me enfrento a la batalla constante del ser humano contra sí mismo, contra su más invencible enemigo, SUS MIEDOS, miedo a ser abandonado, por eso aceptan relaciones destructivas; a ser pobre, por eso trabajan hasta lograr que la vida no tenga sentido; miedo a perder la aceptación, por eso son capaces de lastimar su dignidad; miedo a ser controlados, por eso los jóvenes se vuelven rebeldes; miedo a la traición, por eso se vuelven resentidos; miedo a perder a los hijos y por eso sobreprotegemos, volviéndolos inútiles seres que apenas saben respirar.

Hoy por hoy, mi ciudad está enferma de miedo, la vi en mi última visita y noté como estuvo a punto de contagiarme. Es el miedo a vivir como siempre, a que la violencia desatada pueda un día voltear su mirada hacia nosotros y entonces morir. MIEDO A MORIR, el más ancestral y básico de los miedos, asunto totalmente pretensioso porque siempre que se tiene miedo, la intención es de control.

Si tú sientes miedo es porque crees que algo puedes controlar, el miedo solicita que se haga algo al respecto, si esto no es posible, y no se puede "controlar eso", entonces; el miedo debe ser liberado de nuestra entraña, es decir, está bien sentir miedo al cruzar la calle, a reprobar un examen, a perder un amor, si es que no miras a los lados, no estudias o descuidas tu relación; es decir algo que puedas hacer. Lo demás es el encanto de la inseguridad que la vida ofrece. Temer las probabilidades es enloquecedor.

Finalmente, como alguien dijo por ahí, "la valentía es el arte de sólo tu saber que estás muerto de miedo". Por cierto, la fuerza también está en el centro del cuerpo y tiene equivalencia de poder con el miedo en uno mismo. Es decir; DEL MISMO LUGAR DONDE NACE EL MIEDO, NACE LA FUERZA EN TI.

Deja tus comentarios