Sí hay quinto malo…

- Sep 20, 2010

>• Se cumplen 5 años del gobierno de Ney González en medio de la peor crisis de violencia e inseguridad en Nayarit

PRIMERA DE DOS PARTES.- El gobernador Ney González Sánchez cumplió este domingo el quinto año de su sexenio en los momentos en que Nayarit padece una histórica ola de violencia e inseguridad, así como el derrumbe de siete puntos en el índice de competitividad nacional.

No estaba en los cálculos de González celebrar su quinto aniversario como gobernador en medio de una crisis de imagen severa. En encuestas recientes los ciudadanos apenas aprueban su gestión con un poco más de 60 de calificación. A la mitad de su sexenio, llegó a rozar el 90 de aprobación.

Sin embargo, el mandatario estatal todavía se atreve a invertir millones de pesos en un excelente espectáculo multimedia llamado “Luces del Bicentenario”… que incluye la proyección de su fotografía a todo lo alto del Palacio de Gobierno.

El año de las balaceras

Son 242 muertes por violencia vinculada al crimen organizado las que se han sumado en este año, una cifra sin precedentes en la historia de la entidad.

Balaceras con armas de alto poder, ya sea en persecuciones o enfrentamientos en las calles de Tepic y en otras ciudades del estado, así como terribles y espeluznantes ejecuciones, pasando por secuestros y robos de autos con violencia, es lo cotidiano en Nayarit tras la pérdida de la paz y el orden que mantiene a la sociedad con miedo.

El propio gobernador ha reconocido en foros nacionales la ineficacia de sus policías que llegan 20 minutos después a los escenarios de hechos violentos a recoger cadáveres y casquillos de “cuernos de chivo”.

En marzo promulgó un programa de recompensas que incluía la de cien mil pesos a quien denunciara vehículos con gente armada y “narcotienditas”, así como un millón de pesos por denunciar casas de seguridad del crimen organizado. La medida no prosperó y nunca más se tocó el tema públicamente.

Después, en junio, al anunciar el adelanto del fin de cursos, González dio a conocer que la Policía Municipal de Tepic y las policías estatales Preventiva e Investigadora se fusionaban bajo el mando único del Secretario de Seguridad Pública Estatal, dividiendo la ciudad en cuadrantes con retenes y operativos que el propio Ney supervisó a altas horas de la madrugada.

“Si he de acompañar a esos policías en el cumplimiento de su deber, habré de hacerlo, y si he de morir en servicio, que así sea, mi familia se sentirá honrada de ello”, afirmó textualmente el gobernador en ese entonces.

Los retenes fueron desmantelados unas semanas más tarde y el mando único policial concluyó formalmente el pasado 9 de agosto tras reconocer “escasos resultados”.

Mañana, fortalezas y debilidades en el Nayarit de Ney González.

Deja tus comentarios