Círculo Virtuoso/ Evita que tus hijos usen drogas

- Dic 1, 2010

>Hoy en día, los padres de familia deben estar informados y preparados para manejar situaciones difíciles con sus hijos. Cada vez son más los padres de familia que se acercan a preguntar qué hacer en caso tener la sospecha de que sus hijos están consumiendo drogas.

Enlisto algunos tips que pueden orientarlos en estos casos:

- Evitar reacciones violentas y exageradas, así como hacer acusaciones contundentes.

Los cambios que se generan con el consumo de drogas son muy similares a los de la adolescencia normal.

- Darle importancia a los hechos. No desatender ninguna situación que no sea común.

- Solicitar información confiable sobre la adicción a las drogas y el alcohol para saber cómo funcionan en el organismo, por ejemplo.

- Participar activamente en la vida de los hijos: enterarse de los intereses, amistades y lugares a los que asiste. Lo más importante es platicar con ellos para enterarse de sus problemas y preocupaciones.

- Platicar sobre las drogas, mantenerse abierto a las opiniones de los hijos con respecto a ellas.

- Evitar hacer juicios moralistas sobre el tema.

- Hacer preguntas directas como “¿Estás fumando marihuana?” Si la respuesta es no, pero aún se tiene la sospecha, mantener contacto estrecho –sin agobiarlo–, tanto con él como con sus amigos.

- Proponer actividades familiares sanas que incluyan a todos.

- En caso de comprobarlo, no recurrir a la violencia física.

- Consultar a un especialista en caso de necesitar apoyo.

Estos tips ayudarán a los padres de familia a enterarse mejor de la situación con sus hijos, de tal suerte que puedan tomar acción, en caso de ser necesario. Es importante estar seguro de que el consumo de drogas es real. Si es así, se puede tomar en cuenta lo siguiente:

- Asegurarse que se tienen los elementos suficientes para hablar de la situación. Cuando llegue el momento, mantenerse tranquilos y evitar hacer recriminaciones.

- Hacer preguntas directas para obtener la mayor información posible sobre la gravedad del problema, el tiempo que las ha tomado y bajo cuáles circunstancias.

- En caso de que el hijo acepte ayuda para manejar el problema, asegurarse de que reciba la mejor atención especializada posible.

- Es necesario que la mamá y el papá estén de acuerdo y participen de manera conjunta en cualquier terapia que se requiera.

- Hablar del problema y sus consecuencias, tanto en cuestiones de salud, como de comportamiento.

- Reconocer los logros del hijo, su disposición y su responsabilidad con respecto al problema.

- Establecer límites, replantear acuerdos de horarios de llegada, de realización de tareas, de tiempo con los amigos, de salidas y fiestas, entre otras cuestiones.

- Mantenerse firme con el establecimiento de los límites. En la medida que éstos sean congruentes, los resultados serán mejores y ayudarán a su recuperación.

La adicción es una enfermedad familiar, no sólo es problema de quien consume drogas.

Sígueme en Twitter @reginakuri

Deja tus comentarios