La congruencia de Manuel

>CHECA EL VIDEO

Platiqué con Manuel Pérez Cárdenas en días previos a su resolución de no renunciar a la vocalía ejecutiva del Fovissste, entidad en donde está llevando a cabo un espléndido papel, como administrador, financiero y resolvedor de inercias de una importante financiera que, como instrumento del gobierno de la república no había encontrado formas novedosas para el mejoramiento integral de sus fines.

A propósito de la espada de Damocles que significa la imperiosa taxativa que en la Carta local añadieron el gobierno del Estado y su partido, para imponer un escenario de muchos meses previos a servidores públicos de los tres niveles de gobierno y legisladores ídem, para todo aquel que desee ir en pos de una nominación electoral; “es absolutamente inequitativo Luis Ignacio…”

Afirma y con razón de que los diputados estatales o federales, solo tienen que solicitar y ejercer una licencia, y se pueden regresar a su curul en el momento en que lo quieran, no así, el servidor público y menos un funcionario de su nivel, que no puede solicitar licencia, es menester renunciar y no se puede regresar a los meses de la aventura pre electoral.

Empero, independiente de lo que esto significa, Manuel al hacer su anuncio este fin de semana de que no prosigue con sus acciones de proselitismo ciudadano, que todo mundo sabía estaban destinadas a la puja por la candidatura a gobernador por el Partido Acción Nacional, actúa con congruencia; en un hombre a su edad y con la experiencia acumulada que tiene, ya no es dable ir en pos de una quimera electoral, dentro de este galimatías en que se está convirtiendo la sucesión al gobierno del Estado.

Congruencia que no apreciamos en la oleada de diputados locales y servidores públicos municipales y estatales, cuya disparatada pretensión implica una auténtica caricatura de las ambiciones inducidas o desatadas al interior de sus partidos; por ahí recuerdo un alegórica caricatura, manufacturada a propósito de un anticipadísimo destape: “En Nayarit todo es posible..” “sí -le reviraba el caricaturista, cualquier pendejo como fulano quiere ser gobernador…”

Lo que apreciamos es la puerilización de la política, personajes de baja ralea que en su vida tuvieron alguna oportunidad y que llegado el caso, hoy se erigen como el epítome del oportunismo ramplón de una clase política que carece de eso precisamente, de clase.

Todos estos meses de trabajo intenso de Manuel Pérez Cárdenas, de Carlos Carrillo Santana y el grupo de jóvenes entusiastas que hicieron de “Llegó la hora de Nayarit” una asociación ciudadana con presencia real en el imaginario electoral de Nayarilandia, tiene hoy el corolario de la estrechez de las reglas electorales.

CARLOS CARRILLO

El ingeniero químico y abogado, tiene una larga experiencia partidaria y administrativa; desde edil de su natal Jala hasta administrador del gobierno de la república, recibe el encargo de sus pares; ahí estuvo siempre, y hoy en esta coyuntura frente a los bloques hegemónicos de los partidos, representa el cuadro formado, capaz y de cuya conducta no aparecen estridencias ni escándalos de ninguna especie, es una alternativa real, cuyo posicionamiento se puede potenciar si se actúa en consecuencia.

Con un panismo dislocado, que no ata a conformarse como auténtico partido político, llegan a los dinteles para definir los términos de la anunciada alianza electoral con los perredistas, la figura del Delegado de la Sagarpa cobra singular importancia, si es que queremos apreciar al quehacer partidario como la mas seria de las actividades de nuestra sociedad, donde tanto delegados federales, gobierno estatal y municipales han llevado el adocenamiento de la política a niveles de ignominia.

Carlos Carrillo Santana, es un político serio, con experiencia tal que ya no necesita probar que sabe hacer las cosas y que puede abanderar perfectamente un proyecto de una alianza electoral como la que harán el PAN y el PRD; no será un improvisado y sabe tender puentes con otras corrientes, con otros partidos, con otros liderazgos, si algún rasgo caracteriza su persona, es la ecuanimidad y la bonhomía que despliega en su trato.

Es en este contexto en que de nueva cuenta surge la impronta de la nominación del candidato al gobierno estatal; ¿se opta por un cuadro popular no calificado? O ¿se arriesga por otro no tan popular pero con experiencia y calificación profesional?

Interrogantes que de momento ni el mas acucioso profesional del marketing político se atrevería a discernir; este es un peldaño mas, el retiro de Manuel Pérez Cárdenas y la llegada de Carlos Carrillo Santana; una difícil etapa previa que está a punto de terminarse, quedan acaso unos diez, doce días para resolver todas las incógnitas en Acción Nacional y en el PRD.

El crisol de los intereses ahí prevalecientes, han entrado en conflicto con las costumbres inveteradas de los dos partidos; habremos de ver si tienen la suficiente nobleza política quienes tengan que decidir, para darle a los cientos de miles de náyaros, la oportunidad de votar por una opción que convenza y venza en las urnas el próximo 3 de julio.

Enfrente, cualquier figura que no sea Martha Elena, la ven como beneficiaria de sus intereses corporativos; todos tienen que aprender a mirar mas arriba de sus narices y de sus personalísimos intereses; la soberbia y el desdén es una mala consejera, la estridencia de los votos impone el realismo político que todos necesitan.

Contacto: cronicaslip@gmail.com

Luis Ignacio Palacios, autor de este artículo, es periodista y analista político

 

CHECA EL VIDEO:

Deja tus comentarios