En Nayarit, la Tenencia navega entre la amnesia y la perversidad

>• Si hay un político en Nayarit abiertamente ligado a Ney González Sánchez ese se llama Alejandro Galván Araiza, quien primero como compadre y amigo personal del entonces gobernador realizó millonarios negocios al amparo del poder

¿COMPROMISO CUMPLIDO? Durante su campaña electoral, el panista Felipe Calderón Hinojosa prometió acabar con el impuesto de la Tenencia de automóviles en caso de lograr la presidencia de la república en la elección del 2006. Todavía es posible encontrar en Internet fotos de los espectaculares en los que se aprecia claramente la promesa de campaña de Felipe Calderón.

Por desgracia Calderón prometió que eliminaría la tenencia, pero no dijo cuándo, de tal manera que fue postergando el compromiso hasta salir con la gracejada de que la tenencia se eliminará completamente en el 2012, justo al final del sexenio de Felipe Calderón. O sea que el señor cumplirá finalmente su promesa de campaña pero con un alto costo a las finanzas del próximo gobierno federal. Como se dice en el pueblo: ¡hágase Señor tu voluntad en los bueyes de mi compadre! Lo peor de todo es que el Presidente decidió eliminar la tenencia como impuesto federal pero dejó en manos de los gobiernos locales la posibilidad de seguir haciendo el cobro como impuesto local, decisión que algunos gobernadores han aceptado y otros de plano han rechazado. El primero en entrarle al asunto fue el gobernador priista de Querétaro, José Calzada Rovirosa, quien desde el primero de enero de 2010 decidió desaparecer el impuesto de la tenencia, a pesar de que ello implicó a su gobierno dejar de recibir 450 millones de pesos al año por los más de 476 mil vehículos que pagaban tenencia en esa entidad.

EL REGALITO DEL NEY.  A pesar de que en conjunto la cancelación del impuesto de tenencia implicaría dejar de percibir 25 mil millones de pesos, muchos estados de la república han decidido cancelarla, como lo hará Jalisco el año entrante. En cambio estados como Coahuila y Nayarit sí mantendrán vigente ese impuesto, mientras que otras entidades como Nuevo León y el Distrito Federal experimentan con modelos mixtos que implican cobrar sólo tenencia a automóviles de lujo, condicionando la exención a aquellos propietarios que se encuentren al corriente en el pago de sus impuestos. En Guerrero se acordó cancelar la tenencia sólo por el 2012, cobrándola de manera regular a partir del 2013, sin embargo en Nayarit, pese a que todo parecía indicar que el impuesto sería cancelado por un gobernador de corte populista como lo fue Ney González, al final de su mandato no sólo ratificó la decisión de mantener el cobro del impuesto, sino que lo endosó como garantía de un crédito de 1000 millones de pesos pagaderos a 20 años con recursos provenientes de ese impuesto. De acuerdo con cálculos de la Secretaría de Finanzas, durante el 2011 se estima recaudar un aproximado de 133 millones de pesos por concepto de Tenencia, lo que implica que durante los próximos 20 años se generarán unos 2,660 millones de pesos por ese cobro.

DE LA GIMNASIA A LA MAGNESIA. Si hay un político en Nayarit abiertamente ligado a Ney González Sánchez ese se llama Alejandro Galván Araiza, quien primero como compadre y amigo personal del entonces gobernador realizó millonarios negocios al amparo del poder. Posteriormente ingresó a la política de la mano de Ney realizando una ostentosa e ilegal precampaña por la gubernatura, aunque al final la realidad se impuso y nunca logró despuntar en las encuestas de popularidad. Debido a eso Ney González tuvo que imponerlo como candidato a diputado local, aunque para ello se hiciera la farsa de afiliarlo al Partido Nueva Alianza y registrarlo como parte de los acuerdos entre el PRI y ese partido regenteado por Elba Esther Gordillo. El colmo fue que, unos cuántos días después de haber rendido protesta como diputado local de Nueva Alianza, Alejandro Galván anunció su renuncia a ese partido y su reingreso al PRI. Por eso su anuncio de encabezar una cruzada en contra de la Tenencia generó reacciones encontradas entre los usuarios de las redes sociales, especialmente el Facebook.

EL OPORTUNISMO RAMPANTE. Por supuesto que una campaña en contra de la tenencia será muy bien recibida en amplios círculos de la sociedad nayarita, especialmente entre la clase media y alta que ha sido históricamente vejada a través de ese abusivo impuesto que fue generado con la intención de financiar los juegos olímpicos del 68 y que fue dejado a perpetuidad debido a la enorme cantidad de recursos que implica. Sin embargo es una auténtica mentada de madre que sea el propio Alejandro Galván quien ahora levante la voz para exigir la cancelación de la tenencia, cuando como amigo y socio de Ney González nunca tuvo agallas para criticarlo. Hubiera sido otra cosa si durante su campaña Galván hubiera hecho público su compromiso de luchar contra la Tenencia, pero en aquellos días ni se acordó de esa puñalada que asestó Ney González a miles de nayaritas. Hoy, cuando el gobierno de Roberto Sandoval Castañeda enfrenta graves problemas financieros por culpa de la criminad deuda heredada por Ney González, aparece Alejandro Galván para encabezar una revuelta ciudadana que le implique al gobierno de Nayarit dejar de recibir más de 133 millones de pesos por concepto del impuesto de Tenencia. Más que un acto político en defensa de la mayoría, la actitud de Alejandro Galván raya en la perversidad. Como si fuera un acuerdo malévolo: Ney ratifica la tenencia y la pone en garantía de un crédito de 1000 millones a pagar en 20 años, luego aparece Súper Galván a quitar la tenencia para ganar más popularidad y de paso complicar más las penurias financieras de Roberto Sandoval.

POSDATA. Por desgracia para Alejandro Galván, de inmediato el gobernador Roberto Sandoval salió al paso para advertir que la Tenencia no se va debido a los graves problemas económicos que padece el gobierno estatal. Vamos a ver cuántos diputados se animan a sumarse a la propuesta de Alejandro Galván, será un primer corte de caja del gobernador Sandoval para comprobar si ya tiene de su lado la mayoría que requiere en el Congreso para gobernar sin sobresaltos, o si todavía está a merced de la Ola Roja.

VOX POPULI. Lo malo es que Ney González va a tener mucho trabajo extra en los próximos tiempos para hacer frente a la embestida política y legal que se le viene. De entrada el PAN ya anunció que entablará denuncia penal en contra del ex gobernador por presunto desvío de recursos públicos relacionados con el impuesto especial del 12% a la UAN, dinero que habiendo pagado los contribuyentes no fue entregado a la máxima casa de estudios, sin que nadie sepa con certeza cuánto es y en qué fue utilizado. En el 2005 Ney González, siendo alcalde con licencia de Tepic y aspirante a la candidatura al gobierno estatal, enfrentó un conflicto similar, cuando se le acusó de hacer lo mismo en el ayuntamiento de Tepic. O sea que se le hizo costumbre.

 

(El autor de este artículo, Luis Alberto Alcaraz, es analista y columnista político

Deja tus comentarios