Podrías volver, 2011, pero no vuelvas por orgullo simplemente…

>“Estás que te vas, que te vas, que te vas y no te has iiiiidoooooo”, cantaremos en unas horas, a punto de la cena.

“Diciembre me gustó pa’ que te vayas….”, gritaremos al efecto de los tragos.

La autoridad recomienda no usar pirotecnia ni hacer disparos al aire. Pero nada impedirá un juego de luces interior para recibir el Nuevo Año y una ráfaga de cuernos de chivo para acabar con lo que nos trajo dolor y desesperanzas.

Como todos los años, se mezclan las cosas buenas y las malas.

Estuvo presente el ciclo de la violencia.

Las muertes absurdas e inútiles de las guerras de 1811 y de 1911 tienen su réplica en 2011. Primero la Independencia, luego la Revolución y ahora los señores de la droga.

En el siglo XIX y en el XX  unos tomaron las armas con el propósito de separarnos de España o de tumbar al dictador, pero los más, en la bola, en el caos, mataron sin piedad, cobraron venganza, robaron, secuestraron, extorsionaron. Hoy, en un frente y en otro, en la guerra contra el crimen organizado, en la bola y en la impunidad Nayarit se ha bañado de sangre. Y, como en los dos siglos anteriores, tal vez sea sangre inútilmente derramada.

Y por si la sangre fuera poco, Nayarit reconoció oficialmente su economía de guerra. Lo que mucho tiempo se dijo en secreto por comodidad o por conveniencia o por miedo o por cobardía, hoy se dice a la luz del día: se avanzó casi nada a un costo altísimo. Como en el siglo XIX y XX, huirán los responsables cargando el oro, sin castigo.

Las cosas buenas fueron más personales que colectivas.

Vivimos un proceso electoral con muchos vicios, pero se ha logrado construir un mosaico político plural admirable. A ambos bandos, el que gobierna y el opositor, aún les falta demostrar su oficio. Es poco tiempo para emitir un juicio equilibrado.

Adiós 2011. “Podrías volver, pero no vuelvas por orgullo simplemente…”

No permitamos que en 2012 se repitan los ciclos negativos de 1812 y 1912.

Salud.

 

(* El autor de este artículo, Jorge Enrique González Castillo,
es publicista, editor, periodista y encuestador nayarita)

Deja tus comentarios