Epístola a los hermanos presidentes municipales de Nayarit

>Hermanos presidentes municipales que gobiernan al pueblo  de Nayarit, la otra Uganda:

Tengan presente en estos días de su Primer Informe que han hecho casi nada, atrapados con las deudas heredadas y el gran ingenio que han tenido para solicitar nuevos créditos para su más inflada nómina y los que están próximos a firmar para los aguinaldos.

Cuiden no hacer el ridículo de portar una Banda Presidencial, como lo hizo el hermano presidente de Rosamorada, pues es de uso exclusivo del titular del Ejecutivo Federal. Pongan en su pecho un trapeador, así ganarán en limpieza y pulcritud.

También cuiden no sacar a decir imbecilidades a Quique Meñique y Arnulfo el Alivianado, porque es atentar contra la poquita inteligencia que tenemos los ciudadanos.

No salgan con que quieren una foto como la de Obama, abrazando a sus esposas. ¡No sean falsos!

No hagan lo que no les gustanque les hagan. Así que no presuman las obras que se hacen con recursos del gobierno federal.

Es más, hermanos alcaldes, calladitos se ven más bonitos. Manden al cabildo un reporte de lo poco que han hecho y de lo mucho que dejaron de hacer y mejor inviertan en algo que sirva a todos lo que van a gastar en la autoalabanza.

Si pueden, vayan a la Escuela Nocturna y pregunten por la Constitución y las leyes a las que deben sujetar sus acciones. ¡Algo se les pegará!

Mi más sentida petición, hermanos presidentes municipales, para que se unan a la fe de que esta entidad superará pronto su Edad de Piedra.

 

El autor de este artículo de opinión, Jorge Enrique González Castillo,
es comunicador, publicista y encuestador de Nayarit

 

ARTICULO RELACIONADO:

Deja tus comentarios