Aseguran que dueño de avión en el que murió Jenni estaría ligado al narco

- Dic 13, 2012

>Ciudad de México.- El empresario mexicano Christian Esquino Núñez, ligado a la empresa Starwood Managment que a su vez es dueña del avión siniestrado en el que murió la cantante Jenni Rivera, cuenta con un historial que incluye falsificación de registros de aeronaves, cargos sobre narcotráfico y una operación para ingresar a México con falsa identidad al hijo del dictador Muammar Gaddafi.

Documentos de una Corte de Estados Unidos, de los que dan cuenta diversos medios de la Unión Americana, señalan que Esquino Núñez es el dueño y gerente de la empresa que proporcionó la aeronave y posee un pasado criminal.

Incluso la Agencia Antidrogas estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés) aseguró dos de sus aviones durante este año, uno que aterrizó en Tucson, Arizona, y otro más en McAllen, Texas.

Los registros de una Corte en California revelan que en 2005 el empresario obtuvo de manera fraudulenta licencias para pilotos, códigos de aeropuertos, números de serie de partes de aeronaves y falsificó sellos de inspecciones para aumentar significativamente el volar de los aviones que posteriormente vendía.

Christian Esquino se declaró culpable de todos los cargos y fue sentenciado a 24 meses de prisión.

Sin embargo, ese no fue el primer encuentro de Esquino con la ley. En 1993 ya se había declarado culpable de formar parte de una conspiración para poseer y distribuir cocaína.

Registros de una Corte federal en Florida muestran además que el empresario mexicano fue consignado bajo los cargos de tráfico de drogas por facilitar el uso de aviones a narcotraficantes para transportar 487 kilos de esa droga desde Colombia hasta el sur de Florida, de acuerdo con las cadenas como ABC News, Fox y CNN.

Otro de los cargos que aceptó fue el de conspirar para evitar el pago de impuestos a las autoridades hacendarias de Estados Unidos, por lo cual fue sentenciado a cinco años de prisión. La propia DEA lo tuvo bajo investigación por sus presuntos vínculos con el cártel de Tijuana.

En México Christian Esquino también se vio envuelto en la polémica y lidió con la justicia.

Fue detenido como testigo clave en el caso del complot para ingresar a México a Saadi Gaddafi, hijo del extinto líder libio Muammar Gaddafi.

El empresario mexicano fue contratado para que dos de sus aviones volaran y participaran en una operación de extracción de Saadi Gaddafi y su familia, pero tras recibir la documentación de los pasajeros -que aparecían con nombres falsos- se encontró en uno de los correos el pasaporte original escaneado de Saadi y entonces denunció los hechos a las autoridades.

Este personaje también fue acusado de defraudar por 20 millones de pesos a la Secretaría de Agricultura. Expedientes judiciales del caso señalan que esa dependencia negoció en 1997 con la empresa estadounidense Argentum Air Corporation -propiedad de Esquino- permutar 12 avionetas y dos helicópteros por un jet Lockheed Star II-731 para el entonces titular de la Sagarpa.

Sin embargo, tras la entrega de las aeronaves por parte de la Secretaria de Agricultura, la empresa de Esquino nunca cumplió el acuerdo, pero tampoco regresó las aeronaves, las cuales vendió en Estados Unidos.

Deja tus comentarios