‘No hay compadre que no haga daño’; buscan sancionar severamente a Francisco García Villela

- Abr 1, 2013

>El dicho popular “no hay compadre que no haga daño” aplica literal en el caso de corrupción en Tránsito: Francisco García Villela es compadre del gobernador Roberto Sandoval.

Quizá por eso el Fiscal Edgar Veytia dijo recientemente que “la confianza del gobernador había sido traicionada”.

Tras su fulminante destitución como rector de la Universidad Tecnológica de La Costa, ahora trasciende que el ex director general de Tránsito del Estado, será inhabilitado por la Contraloría de Nayarit para ocupar cualquier cargo público hasta por 10 años.

Lo anterior si es que no se le encuentran más evidencias que se traduzcan en procesos penales.

De paso, su hijo Eloy García, actual dirigente del comité municipal del PRI en Tepic, comienza a ser blanco de los reflectores, por el incremento de su patrimonio personal reflejado en la presunta propiedad de varias casas.

El gobierno de Sandoval mantiene bajo proceso legal a una decena de funcionarios del sexenio anterior e inhabilitó por 11 años al ex presidente del Congreso y ex dirigente del PRI, Efrén Velázquez y se sabe que va por otro “pez gordo”: Florencio Messina, ex Secretario de Administración.

Ahora Roberto da una muestra de que en materia de combatir a la corrupción, no importa si los implicados son de casa… no importa si se trata de un compadre.

Sin embargo, la limpia externa e interna de la corrupción, aunque implacable, debe de estar apegada a derecho y no deben de cometerse los errores como el que propició que el asesor de García Villela, acusado de clonar permisos de taxi, saliera libre en unas cuantas horas tras pagar una ridícula fianza de 3 mil pesos.

El proceso legal contra ambos ex servidores públicos de Tránsito continúa y se insiste que habrá más.

Deja tus comentarios