Sigue búsqueda de desaparecidos tras alud en Oaxaca

- Nov 17, 2013

>Oaxaca.- Hace unos días la familia de Ernesto y Apolonia encontró jirones de la sudadera blanco y negro de él. Por ello no pierden la esperanza de hallar sus cuerpos sepultados bajo un alud en el corazón de la mixteca oaxaqueña, pese al olvido de los gobiernos que a dos meses de la tragedia no han movido un dedo, menos la maquinaria para hurgar en las entrañas de la tierra.

San Marcos Zochiquilazala es una comunidad enterrada en lo profundo de altas montañas casi siempre coronadas de nubes. Pertenecen al epicentro de la pobreza en México, comparable sólo con la que padecen naciones africanas.

Sus vecinos de Coicoyán de las Flores colindan con dos municipios de La Montaña de Guerrero, Metlatónoc y Cochoapa El Grande, donde viven los más pobres de los pobres, según los registros del Consejo Nacional de Población (Conapo).

Los huracanes "Manuel" e "Ingrid", que en septiembre pasado devastaron principalmente Guerrero, también dejaron su estela mortal en Oaxaca.

La historia arranca el viernes 13 de septiembre cuando Apolonia subió al pueblo a comprar un costal de harina para las tortillas. Dos días después le dijo a su esposo Ernesto que la acompañara para recoger el bulto. Lo que encontraron fue la muerte.

"Vamos", invitó Ernesto a su hermana Reina, de 9 años. Les esperaba una caminata de hora y media. Reina relató a EL UNIVERSAL días después cómo un estruendo fue el preludio de la tragedia. Lo que Reina vio fue "una bola negra que venía y agarro primero a Apolonia".

Desesperado, al ver que su esposa quedaba atorada por el aluvión cargado de lodo y troncos, estiró la mano para salvarla. En escasos segundos "la bola negra los arrastró y se los llevó", recordó Reina en mixteco porque no habla español.

"Durante dos horas, la niña no pudo respirar bien, entonces no sabíamos bien lo que había pasado", explicó el secretario municipal, Faustino Gasga.

Poco pudieron hacer. Pidieron auxilio al ayuntamiento en Santiago Juxtlahuaca. El alcalde no acudió al sitio. El 21 de septiembre, contó Gasga, llegaron rescatistas de la Cruz Roja con un perro.

Ese día la lluvia les permitió acercarse al sitio hasta el mediodía. "No pudimos escarbar más y regresamos al pueblo".

El 22 de septiembre hubo una segunda incursión. Fue infructuoso el trabajo.

Esperan apoyo

A punto de cumplirse dos meses de la desaparición, Gasga declaró en entrevista telefónica que las autoridades olvidaron el caso. El pasado 31 de octubre acudieron funcionarios municipales, pero sólo pidieron más documentos para que "en unas dos o tres semanas" manden equipo al rescate.

De acuerdo con Gasga, los familiares siguen buscando a Ernesto y Apolonia con sus propias manos. "Sólo encontraron pedazos de la ropa que llevaba él, una sudadera color blanco con negro.

Es lo único que apareció, pedazos de ropa".
—¿El gobierno ha ido a ayudar con equipo para continuar la búsqueda?
—Ya no vuelven. Estamos exigiendo que vengan con una segunda búsqueda, para encontrarlos porque de vista no se puede hallar a una persona, contestó el secretario municipal.
—¿Qué piden?
—Que manden a un grupo especial para buscar. Porque nosotros vamos y no los podemos encontrar. Necesitamos grupos con perros. Ninguna autoridad se ha acercado, sólo la presidencia municipal, ellos vinieron el 31 de octubre para ver dónde ocurrió la desaparición, pero como vinieron tarde ya no dio tiempo de ir hasta donde fue el problema. Hasta ahí me dijo que necesitaba entregar actas de nacimiento de los dos desaparecidos para elaborar nuevamente documento para que manden otras brigadas y una segunda búsqueda.
—¿Les dieron fecha para esa nueva búsqueda?
—No. Dicen que primero vamos a armar un expediente, pero no tenemos fecha. Son de Protección Civil de Oaxaca los que vinieron el 31 de octubre con gente del cabildo de la Presidencia de Juxtlahuaca, afirmó Faustino.

Para Gasga "como que no tenemos suficiente apoyo para seguir la búsqueda. Ya estamos a dos meses de la desaparición y se tardan".

Por ahora, los familiares de los jóvenes Apolonia y Ernesto sólo tienen pedazos de ropa de él.

Foto de ilustración: CuartOscuro

Deja tus comentarios