Somos una sociedad pasiva, hipócrita, conformista y desinformada

- Nov 28, 2013

>Por motivos de corrupción, inseguridad, falta de transparencia y rendición de cuentas, como factores determinantes, los mexicanos en un 68% no queremos saber nada del  gobierno ni de las instituciones, simplemente no creemos en las mismas.

Somos el país con menos interés de toda América, excepto Cuba que no fue encuestado, bajo parámetros representativos por cierto, situación por demás preocupante y por debajo del propio Haití, por increíble que parezca.

Quiere decir que en Nayarit, más o menos andamos en ese porcentaje y lo decimos con cierta irritación, el porqué de la construcción del Auditorio de la Gente y el fin que se le está dando al mismo, lo destrozado de las calles de Tepic, los deficientes servicios públicos y la indiferencia del alcalde.

¿Nadie hacemos nada? Pero sobre todo ¿qué debemos hacer para cambiar esto? Somos una sociedad pasiva, hipócrita, conformista, desinformada, que flota dentro de la zona de comodidad, preferimos quedarnos con el rol de espectadores.

Tuvieron que ser organismos internacionales de derechos humanos los que presionaran al gobierno para que el profesor tzotzil Alberto Pathistán Gómez, después de 13 años en prisión lograra el indulto presidencial, no obstante ser de dominio público su inocencia del delito de homicidio imputado.

Caso análogo el del joven padre de familia de Juárez, Rafael Álzate Melendrez, quien obtuvo su libertad ordenada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación después de 3 años de prisión, que su único delito fue haberse declarado culpable después de 3 días de torturas por elementos castrenses, todos sabíamos a las torturas que fue sometido, pero nadie hacíamos nada.

En Nayarit existen barras, colegios, asociaciones de abogados litigantes y ninguno de estos organismos incluyendo al sector académico, preguntan por los elementos de la Policía Nayarit que fueron detenidos en un operativo implementado por la Marina Armada de México en un evento social ya hace más de un mes en la laguna de Santa María del Oro.

Ni la Fiscalía se ha preocupado por darnos a conocer mediante comunicado oficial cual es la situación jurídica de los policías detenidos, como sociedad es lo menos que nos podemos merecer, los elementos policiacos son a quienes “confiamos” nuestra seguridad  y de la familia, debemos saber, de ser el caso, que representación o labor realizaban, pero no pasa nada, ni nadie dice nada, socialmente es nula nuestra presencia. 

Pero sí, la violación de los derechos humanos a la dignidad de la persona, contemplados en el artículo primero constitucional, diario son violados por nuestros procuradores de justicia, al exhibir las fotografías de los presuntos responsables de la comisión de tal o cual delito, no obstante pueden salir sin responsabilidad en cualesquiera de las 3 instancias que les asisten legalmente, pero seguimos en el letargo, cuando después de una sentencia absolutoria, lo legal y justo es reclamar ante las instancias correspondientes el daño moral cuantificable en dinero, en los términos de la Ley de Responsabilidad Patrimonial del Estado de Nayarit y sus Municipios; los organismos internacionales de derechos humanos recomiendan no se exhiban a los presuntos responsables, precisamente por el carácter de la presunción.

Lo mismo debe suceder con los daños materiales y físicos que se provocan al caer a una alcantarilla sin tapa, a un bache, que traen como consecuencia de menos la descompostura del rin, la tronada de llanta y la suspensión, casos aislados al respecto existen en contra del ayuntamiento de Tepic por concepto de reparación del daño.

Me pregunto ¿qué reacción tendría la autoridad cuando la sociedad reclamara sus daños? ¿tendrán la capacidad de pago por todas sus omisiones como gobierno? Desde luego tomarían más en serio su responsabilidad, porque como sociedad debemos procurar nuestro bienestar colectivo, más sin embargo persistimos en la indiferencia ante el indigente, el mendigo, el desprotegido.

* El autor de este artículo es catedrático de la UAN

Deja tus comentarios