Del 'Todos somos Nayarit' a 'Unidos' dos slogan sin sustancia

El lema "Todos somos Nayarit" de la administración encabezada por el ex gobernador Ney González Sánchez, visto desde la perspectiva ciudadana careció de sustancia.

El slogan que distingue a la actual administración encabezada por Roberto Sandoval, "unidos" de igual manera carece de contenido.

Ambas administraciones se distinguen por privilegiar el marketing político basado en la imagen y en la forma más que en la buena gestión y los  resultados.

El candidato en campaña Roberto Sandoval se parece mucho al gobernador en funciones; su estilo personal de gobernar pareciera una continuidad de su campaña política: El propio Ney González decía: que el candidato se parezca mas al gobernante...

Si partimos que la legitimidad como gobierno te la dará la buena gestión y los resultados, la forma en que se está gobernando no es la mas conveniente: ni para la propia autoridad ni para los ciudadanos.

No veo unidos ni en el diseño ni en la ejecución de las políticas públicas a gobernantes y ciudadanos.

En el discurso se escucha mucho que la participación ciudadana es fundamental para el fortalecimiento de la democracia; en los hechos se ve al ciudadano como cliente y no como sujeto social que interactúa con una colectividad y que conoce sus derechos y sus deberes.

Esta política clientelar basada en la mercadotecnia, tiene un efecto corruptor sobre la posibilidad de un crecimiento ciudadano que se refleja en el debilitamiento de la acción pública. Lo que debiera ser una democracia con participación ciudadana deviene en una democracia mercadotécnica.

La democracia dirigida o restringida, no satisface el deseo de participación social del ciudadano.

Tenemos como ejemplo el nuevo marco jurídico de las candidaturas independientes en el que al extremar los requisitos para aspirar a  participar en contiendas electorales, prácticamente hace nugatorio el ejercicio de ese derecho. Pareciera mas una simulación que una oportunidad real para que construir democracia, para que el ciudadano participe..

De ahí que resulte inexistente el vinculo entre representantes y representados y no existen para el ciudadano, mecanismos legales, conductos institucionales, para cambiar esta circunstancia; la figura de la revocación del mandato prevista solo para presidentes municipales y no para diputados y gobernador, también es retórica,

Ante este debilitamiento ciudadano, la protesta social que para algunos casos se ha generado en las redes no es escuchada ni tiene dirección o liderazgo. Los políticos tampoco tienen conexión con las expresiones sociales.

La sociedad va por un lado, los politicos por otro. La praxis política se desarrolla con fundamentos inexistentes en la sociedad actual.

Si el Pacto por Mexico, por el cual pasan las voluntades de las elites de este país, expresadas por los partidos políticos ahí representados, no logra incidir en el mejoramiento de la economía, y por lo tanto, en la gobernabilidad, la sociedad civil tiene que asumir el protagonismo del cambio, independientemente de la postura del gobierno, sea Federal o Estatal.

De los partidos políticos en Nayarit y su responsabilidad de construir ciudadanía escribiremos en otra oportunidad!

 

El autor de este artículo es director del despacho Benítez Servicios Legales 
y Consultoría, así como ex-Subsecretario Jurídico de gobierno de Nayarit.

Deja tus comentarios