Aprueban en EU inicativa de acuerdo presupuestario

- Dic 13, 2013

Washington.- En un ambiente de ruptura y confrontación al interior del Partido Republicano, la Cámara de Representantes aprobó este jueves la iniciativa de acuerdo presupuestario que pondrá fin a un recurrente rosario de crisis y a un ambiente de mayor gobernabilidad en Estados Unidos. 

El acuerdo bipartidista, que aún deberá sortear una votación que podría tener un carácter expeditivo en el Senado, fue sancionado con un total de 332 votos a favor y 94 en contra y supone el primer gran acuerdo desde el 2011, cuando ambos partidos pactaron una serie de recortes automáticos en caso de no llegar a un acuerdo para reducir el déficit presupuestario.

El principal aliciente para alcanzar un acuerdo fue el de evitar una serie de recortes draconianos que habrían causado un daño innecesario a varios sectores de la economía.

'Por primera vez hemos alcanzado un acuerdo que evitará que en Washington vayamos de crisis en crisis' dijo el republicano por Wisconsin, Paul Ryan.

'No hemos conseguido todo lo que queríamos, pero es un paso en la dirección correcta', añadió en un intento por apaciguar las embravecidas aguas que ayer mismo agitaron las bases más radicales del Tea Party, que consideran como una 'vergonzante capitulación'” la iniciativa aprobada este jueves.

A pesar de las protestas del Movimiento del Tea Party y de organizaciones que están detrás de muchas iniciativas para impulsar la agenda neoconservadora, como la Heritage Fundation, la propuesta negociada con los demócratas salió victoriosa, concediendo al líder de la mayoría republicana, John Boehner, una victoria arrancada.

El golpe propinado por Boehner ha coincidido con un gradual deslizamiento del Tea Party en la mayoría de las encuestas, donde sus tácticas radicales le han costado una considerable cuota de popularidad entre las bases conservadoras. Según la más reciente encuesta de Gallup, sólo 30% de los estadounidenses ve con buenos ojos al Tea Party y 51% lo repudian.

El que Boehner haya decidido desmarcarse de la presión de los radicales de su propio partido, ha desatado una guerra de guerrillas entre los republicanos. El temor a seguir perdiendo terreno de cara a las elecciones de medio término en el 2014 y, sobre todo, con miras a las presidenciales del 2016, han obligado a Boehner a dar un golpe de timón que fue celebrado por el sector más moderado del partido y por el liderazgo demócrata en el Congreso.

'Creo que con esta decisión estamos viendo al fin algo de aire fresco', comentó Harry Reid, líder de la mayoría demócrata en el Senado. El proyecto presupuestario por 85 mil millones de dólares no ha sido bien recibido entre las filas más liberales del Partido Demócrata, que este jueves, según reconocieron algunos de ellos, votaron 'con la nariz tapada' ante el recorte de ayudas que impactarán en millones de personas desempleadas.

Foto: Archivo AP

Deja tus comentarios