Se construyen obras para el automóvil no para la gente

A pesar de todo lo que compete a esta problemática, el número de autos crecerá a proporción de 27 millones en el 2008 a 45 millones de vehículos para el 2020.

En Nayarit las cosas son de pensarse. Datos del INEGI 2009 señalan que existen 15.7 automóviles por cada 100 habitantes lo cual se traduce a 2 autos por casa, lo cual de por sí ya es preocupante por todo lo que implica, sin embargo lo más procupante es que el 25% de los presupuestos públicos están dirigidos al transporte privado, y pese a ello, el ingreso familiar gastado en transporte esta entre 18% y 30%.

 ¿Los autos gozan de más derechos que peatones y ciclistas?

La actual política de construcción de infraestructura vial está dirigidas mayormente al automóvil, las grandes obras no sólo elevan los índices de contaminación, sino que también contribuye a que las personas sean sedentarias por lo tanto tiendan a la obesidad; al mismo tiempo de esto también se deshumaniza la ciudad ya que al manejarnos en auto, no hay convivencia, ni contacto, nos aleja y hace ajenos de los demás, destruyendo así, el tejido social.

La verdadera modernidad no es construir bulevares “inteligentes” haciendo planchas de asfalto para que la calle sea para el automóvil; la verdadera modernidad consiste en tener infraestructuras que expandan, mejoren la calidad de vida y dignifique al que transita.

La ley debe dar la prioridad en el uso del espacio público de los diferentes modos de desplazamiento conforme a la siguiente jerarquía:

1. Peatones
2. Ciclistas
3. Transporte público
4. Transporte de carga
5. Auto particular

Es importante señalar que la calle es de toda la ciudadanía, no del automóvil o para el automóvil, abrámonos a una nueva cultura de movilidad sustentable.

No se trata de una lucha cara a cara con el automóvil, se trata de dar un nuevo giro a la movilidad, con voluntad política y apertura a la participación ciudadana, para así innovar con programas de educación vial y campañas de sensibilización. Es hora de preguntarnos en ¿qué ciudad queremos vivir? o mejor dicho ¿Qué ciudad quiero construir?

La bici no es sólo una medio para ejercitarse físicamente, sino un medio para ejercitar nuestros derecho humanos y de ciudadanía.

Por una ciudad incluyente, por un TEPIC EN BICI.

El autor de este artículo es estudiante de Ciencias Políticas en el ITESO
de Guadalajara y activista integrante del colectivo "Tepic en Bici"

[caption id="attachment_8861" align="aligncenter" width="780"]Ejemplo de un bulevar ideal: amplia banqueta, ciclovías, área arbolada y carriles para autos Ejemplo de un bulevar ideal: amplia banqueta, ciclovías, área arbolada, jardines y carriles para autos[/caption]

]]>

Deja tus comentarios