Los gobiernos municipales y el tema del Impuesto Especial del 12% para la UAN

- Jul 15, 2014

El problema de la recaudación de este impuesto se ha focalizado en los gobiernos municipales. Una solución de fondo a este tema no puede omitir atender las causas que originan el que no se este enterando lo que se recauda o no se haga a tiempo.

En este momento, en Nayarit la mayoría de las administraciones municipales al momento de aplicar sus escasos ingresos gravitan en dos escenarios: el del mal menor y el de mal a más largo plazo. Su precariedad financiera no les da más opciones. Me explico.

Al llegar las remesas de sus participaciones o recaudación deben tomar alguna de éstas decisiones: a quien pagar, a los trabajadores o a los proveedores de bienes y servicios, o al IMSS o a la CNA o pagar los créditos con las instituciones financieras, (préstamos), enterar los impuestos o derechos retenidos (iva, isr, impuesto de la uan, impuesto cedular, zofemat), además de las retenciones y obligaciones sindicales, laudos laborales y un largo etcétera de obligaciones por pagar.

El dilema continua. Si se decidió pagar sueldos debe decirse entre pagar a los regidores, pagar a los sindicalizados, policías, pagar a los de confianza (de entre éstos hay categorías, según la cercanía con el presidente) o a los de lista de raya o a las de "apoyo". Y luego, si sobra habrá que decidir entre pagar a CFE, TELMEX o al IMSS o a los bancos, o al Sindicato o enterar los impuestos retenidos (el dela uan por ejemplo). Sólo que si no pago a CFE o TELMEX se quedan sin energía eléctrica o teléfono. Pero si no pago a la UAN me pueden imponer una sanción, pero si no pago al SUTSEM me hacen un paro.

Pero todas esta decisiones se toman a partir de que opción representa menos problema o presenta el problema más lejano. Es decir, el criterio no es el cumplimiento de la ley o el acatamiento a un plan financiero. El criterio es cual decisión me representa menos problema o incluso, resignados a tener el problema, cuál tardará más en aparecer.

Es evidente, esta condición esta dada por que los Ayuntamientos han asumido más compromisos que los que pueden sufragar. Es decir, gastan más de lo que reciben. Por qué? porque pueden, porque se les ha dejado, ya sea de facto o legalmente.

Hace al menos un par de lustros que el gobierno del estado viene prestando al final de cada año a los gobiernos municipales para que cubran sus aguinaldos, para los cuales se supone que durante el año debió realizar la previsiones correspondientes, condición que por supuesto no aconteció. Ello hace evidente que el propio estado, lejos de procurar una solución de fondo ha ido prohijando el problema.

Que hacer ante este escenario? quererle quitar un peso a los Ayuntamientos es cómo quererle quitar un punto de apoyo a alguien que se esta ahogando, quien en lo que menos piensa es que si ello es ilegal o inmoral. Salvarse a si mismo es la única opción.

Tratar de resolver el problema del Impuesto de la UAN, es una buena oportunidad para que de una buena vez y fondo se de un giro a esta inercia que ahoga a los gobiernos municipales y que de paso, y ello es lo grave, pone en riesgo de plano de merita la calidad de los servicios que los ciudadanos recibimos de éstos. Sin duda, el problema presenta varias aristas y requiere de la mayor de las voluntades políticas y de la participación de todos. El relevo de los gobiernos municipales puede ser una buena coyuntura para ello.

PD. (En la determinación de prioridades de gasto hay excepciones que siguen rayando en lo superfluo, inverosímil y poco responsable como la del Ayuntamiento de Bahía de Banderas que, pretende construir una casa de gobierno municipal, para que ahí viva el presidente y su familia, todo con cargo al erario municipal, como si el horno estuviera para bollos)

Deja tus comentarios