Permanece en Nayarit interno de Mamá Rosa

- Ago 17, 2014

Tepic.- Antonio Bañuelos Chivarra tiene 22 años de edad, permanece desde hace tres semanas en el Centro de Justicia Familiar de Nayarit, luego de ser trasladado a petición propia, por la Procuraduría General de la República (PGR) desde el albergue La Gran Familia, de Rosa Verduzco “Mamá Rosa”, en Zamora Michoacán.

En entrevista, afirmó que por su mayoría de edad, luego del rescate de 596 internos, podía ser trasladado a dónde él quisiera y eligió esta ciudad para iniciar la búsqueda de sus padres que podrían vivir en Tepic, o Mezquitic, Jalisco.

Bañuelos Chivarra dijo que desde los nueve años fue internado en La Gran Familia, por su madre Irma Chivarra, “me la pasaba de vago, me agarraron en Guadalajara y me llevaron al internado de Zamora, porque a ella le dijeron que era un internado súper chido, que iba a poder salir, que iba a tener estudios y todo”.

Sobre sus experiencias dentro del albergue, el joven evaluó su estancia como “yo lo describo como la mitad bien y la mitad mal, lo malo es que mandaba a que nos encerraran a que nos pegaran; pero lo bueno, es recoger a niños de la calle eso nadie lo hace” sostuvo.

También habló acerca de lo que sucedía en el lugar donde terminó la licenciatura en música, “terminé la universidad, de música; allá habían niñas maltratadas porque estorbaban o porque estaban paradas en la puerta del comedor, o porque no querían hacer algo; parecía más que cárcel, no podíamos ver la calle ni pasar al patio porque decían que nos queríamos escapar o pedir ayuda y sí daba miedo mamá Rosa”.

Antonio actualmente recibe tratamiento psicológico y apoyo en Nayarit “voy a buscar trabajo, donde vivir y estar estable por mí mismo; quiero apoyar a otras personas, me gustaría dar clases de violín en mis tiempos libres”.

“Me siento tranquilo, feliz por tener esto (un cuarto en el Centro de Justicia Familiar), a comparación de aquello esto es cambio, a la jefa de allá le regalaban alimentos o ropa, o calzado y lo guardaba esperando darlo alguna vez, pero todo se echó a perder, a veces sólo a las mujeres les daba zarapes” contó.

Los sitios que recuerda, y dónde iniciará la búsqueda de sus familiares será el lugar donde nació, Mezquitic en el estado de Jalisco, aunque también en la sierra nayarita, podría estar su gente; dijo que su padre se llama Mario Alberto Bañuelos Chino y su Madre Irma Chivarra.

También mencionó que él no fue maltratado como otros jóvenes o niños, debido a que formaba parte de la orquesta y tenían otra rutina, aunque también fue víctima del aislamiento “sólo salíamos cuando teníamos contrataciones con el coro a Zamora, pero nos iban cuidando”.

Recordó el hecho por el cual fueron denunciadas las irregularidades en el albergue “ese día salió coro y orquesta, a un lugar cerca de Zamora, de los once pueblos; cuando se acabó el evento, ya veníamos para el camión y se escaparon cuatro chavas, agarraron a tres y la que se fue puso una demanda en contra de la jefa y al siguiente día pasó todo” afirmó.

Respecto al reporte de suicidio de cuatro niños que también fueron internos con Mamá Rosa, Antonio aseguró que “es la desesperación y lo del encierro, lo que vivieron, porque no podíamos pedir ayuda, ni salir, era una cárcel” mencionó.

Dijo que ha perdonado a Rosa Verduzco, sin embargo, externó una recomendación “que no sea injusta, si alguna vez piensa tener otra casa hogar, que la tenga en buen estado, no como este” además de que consideró, debió enfrentar a las autoridades “dicen que es por su edad pero ella se lavó las manos con mandar a los seis al penal de aquí” sentenció.

Antonio Bañuelos, también lleva actualmente gestiones para recuperar sus documentos, acta de nacimiento, cartilla del servicio militar, calificaciones y certificados escolares “la PGR me entregó el IFE y es lo único que traigo pero para trabajar me pedirán otras cosas”.

“Espero salir adelante y quiero agradecerles a las licenciadas Carolina Sandoval y Bertha por todo lo que han hecho por mí, voy a buscar a mi familia quiero abrazarlos, pero eso de quedarme a vivir con ellos, no, la verdad” finalizó.

Por su parte, la Procuradora Auxiliar de la Defensa del Menor y la Familia, adscrita al Centro de Justicia Familiar en Nayarit, Carolina Sandoval Rosales, detalló que la estancia del joven en el lugar no está condicionada, por lo que tiene libre acceso, además de que está desarrollando actividades sociales incluso con personal del lugar.

Asimismo dijo que ya ha iniciado la investigación del paradero de sus padres, esto a cargo del departamento de Asuntos Indígenas, y que se le está ofreciendo todo tipo de asistencia, alimentaria, de salud, psicología y demás.

Fotos: Hugo Joel Cervantes • Nayaritenlinea.mx

[gallery type="rectangular" ids="27770,27771,27772,27773,27774,27775,27776" orderby="rand"]]]>

Deja tus comentarios