Sin importar la lluvia y el frío, peregrinos visitaron y agradecieron a la virgen en el Pichón

  • Los nayaritas pidieron paz, trabajo, amor y salud.

Tepic.- Su devoción los llevo hacia el Santuario de la Virgen de Guadalupe, en la barranca de "El Pichón", las rodillas habían dejado de doler, pues encontrarse con su "morenita" después del milagro concedido lo valía, agradecimientos, rezos y oraciones len rendían tributo a la Virgen Mexicana.

“Hace como tres meses tuve un percance con mi salud, en que me subía mi presión arterial, tuve una crisis de 230 sobre 13, peor me puse malo, muy malo no pude trabajar y yo no salía de urgencias”, afirmó Antonio Ballesteros, que se acercaba de rodillas a la entrada del Santuario.

“Que le doy gracias, porque ya tengo casi dos semanas que estoy muy bien, ya me hicieron los últimos estudios y no tengo nada, y ya me he sentido muy bien, no me ha subido mi presión, nada más si sigo consumiendo una pastillita que es para mi presión, pero realmente me siento bien; pero yo vine a darle gracias a la Virgencita porque aquí estoy y no me voy a echar para atrás, voy a seguir adelante”, aseguró el feligrés.

Ni el frío ni la lluvia los detuvo, muchos provenían de todo el estado, incluso desde la sierra nayarita, para pedir o agradecer con una plegaria el favor otorgado, cada uno de diversas maneras pues el amor a la Guadalupana es universal así lo decían sus fieles, sus peticiones eran diversas: la paz del mundo, encontrar trabajo, salud para ellos y su familia.

“Los que están alejados de la fe que vean la fe, es lo básico en estos tiempos, si queremos que las guerras, el hambre y todo acabe hay que tener fe”, señaló Fernando Torres, fiel creyente de la Virgen Morena.

Rosa García, proveniente de Santa Teresa municipio de El Nayar, detalló que la Virgen de Guadalupe salvó a su hijo de un accidente, y enfatizó : “que nunca me desampare, que me siga ayudando”

Y es que visitar a la Virgen de Guadalupe en compañía de familiares y amigos a la barranca de "El Pichón" el 12 de diciembre se ha convertido en una tradición nayarita, admirar las danzas y representaciones de diversos grupos guadalupanos, recorrer el camino hacia la iglesia y probar los platillos que ofrecen los comerciantes, le dan un color a esta celebración católica.

Imágenes: Luis Medina / Gustavo Vargas • Nayaritenlinea.mx

Deja tus comentarios