Ni el calor ahuyentó a familias tepicenses para ver desfile de la Independencia

• Las personas que acudieron a ver el desfile cívico militar se refugiaron en sombras, bebidas y fruta para soportar los rayos del sol.

Tepic.- Como cada año la algarabía, la caminata bajo el sol,  la búsqueda de la mayor comodidad para la espera del espectáculo  y por supuesto los deliciosos  antojitos callejeros  no pueden faltar en el desfile del 16 de septiembre, fecha en que conmemoramos el 206 aniversario de la  independencia.

La Avenida México se llena de ríos de personas que como pueden se cubren del sol y buscan la mejor localidad para ver pasar a los gallardos militares.

Las familias se dan cita desde muy temprano y por supuesto que ya tomando su espacio la lombriz aprieta y es cuando comienza la batalla por decidir cuál será el mejor ambigú.

“Viene a comprar fruta lo que es mango y todo eso, estar ahí en el sol parados, ¿lógico verdad?”, dijo un asistente.

“Si se le antojan a la gente porque está haciendo calor, porque hay sol”, comentó una vendedora de fruta.

Tacos, churros, bolis, paletas, fruta picada, dulces, cacahuates, son los más vendidos, pero también se pueden encontrar otras curiosidades como plumas.

“Vengo a venderlas, son de la temporada”, indicó otra comerciante que buscaba satisfacer a los hambrientos asistentes en el desfile.

Y es que venir al desfile cívico-militar es una tradición que va de generación en generación.

“Cada año venimos, debe de haber más afluencia para que los niños sigan el buen ejemplo”, pedía la gente.

“Yo soy de Puga y venimos aquí a ver el desfile, nos gusta verlo a la familia, ya es una tradición y pues nos gusta también después del desfile dar la vuelta aquí en el centro”. 

Y aunque algunos no tengan mucho que contar siempre  hay mucho que decir de las bandas de guerra que enchinan la piel y motivan a los niños con sus tambores o de la emoción de subirse a un camión de bomberos para desfilar por primera vez.

Simplemente venir al desfile es un espectáculo que por lo menos una vez en la vida, se tiene que ver. 

Deja tus comentarios