UAN pidió préstamo a particulares y depósitos millonarios fueron para pagarlo, asegura ex rector

* Juan López Salazar envía una carta aclaratoria al actual rector Ignacio Peña * Lo increíble fue que un modesto trabajador y sus familiares fueron los que hicieron el préstamo * Los vigilantes, son un concuño y un yerno del enigmático financiador de la UAN

El ex rector y Milton Romero, en una fiesta
familiar publicitada en la Revista Rostros

Reporte Especial.- El ex rector de la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN), Juan López Salazar, quien es señalado por el Órgano de Fiscalización Superior (OFS) de haber desviado más de 500 millones de pesos durante el año 2015, escribió una carta al actual rector Ignacio Peña, donde trató de explicar y justificar su proceder.

La carta no especifica cantidades, fechas y nombres de quienes habrían intervenido en diversas operaciones financieras que tendrían como propósito pagar los aguinados de 2014 y gran parte de los salarios quicenales de 2015.

¿QUÉ DICE LA CARTA?

Juan López asegura que al cierre del año 2014 la crisis financiera de la UAN llegó a un nivel tan alto que “o se conseguía el recurso en forma urgente o simplemente ya no se cubrían las obligaciones institucionales, por ese motivo se tomó la decisión de obtener crédito con particulares”.

El ex rector explica que estos préstamos de particulares, se trataron de “créditos a corto plazo que su liquidación era en forma inmediata al obtener solvencia en el flujo de recursos, como se puede comprobar en la documentación que existe en los archivos financieros de la institución, la UAN recibió varios depósitos a cuentas bancarias de la propia institución, depósitos siempre mediante transferencia bancaria, y de igual manera el pago de estos préstamos se efectuó vía transferencia electrónica de los recursos”.

Y aunque no dice por qué los pagos se hicieron a cuentas de dos vigilantes, sí precisa que “estas son las transferencias reportadas en el informe de auditoría, con la salvedad de que la auditoría no correlacionó estas transferencias con los créditos obtenidos”.

La carta sigue diciendo:

“Lo anteriormente asentado se puede comprobar ampliamente en el análisis de necesidades de recursos en las fechas en que se obtuvieron estos préstamos para cubrir los pagos inmediatos, principalmente los compromisos de sueldos y salarios, corroborable todo en los estados de cuenta bancarios y en los auxiliares contables de la institución; se reitera, se consiguió financiamiento (recibido en cuentas de la UAN), se gastó en sueldos y salarios (acreditado en el gasto contabilizado) y, se restituyó el crédito obtenido con sus intereses (que son los retiros observados en la auditoría)”.

La misiva de López Salazar concluye:

“Todo se hizo en virtud de la falta de recursos, subsidios o financiamiento oportunos; y es de aclararse que ningún funcionario, ni los integrantes de los sectores universitarios obtuvieron un lucro o un beneficio derivado de estos préstamos”.

MILTON ROMERO, EL ENIGMÁTICO PRESTAMISTA

Un funcionario cercano al caso en la UAN, quien prefirió no revelar su nombre por no estar autorizado a dar declaraciones, reveló a nayaritenlinea.mx que quien hizo los préstamos a la administración de Juan López Salazar fue Milton Arturo Romero Cervantes, un modesto trabajador de la propia UAN comisionado en el Sindicato de Empleados y Trabajadores (SETUAN) y que hasta hace poco formaba parte de la directiva de ese organismo gremial.

Desde cuentas bancarias personales de Romero Cervantes, de su esposa y de una de sus hijas, se hicieron diversas transferencias a las cuentas universitarias que sumaron más de 300 millones de pesos para que el entonces rector Juan López pudiera pagar aguinaldos y salarios.

Por ahora se desconoce el origen de la fortuna de Milton Arturo o a quienes recurrió para conseguir la enorme cantidad de dinero para prestarle a la Universidad.

Y cuando por fin la UAN recibió los subsidios oficiales, el entonces Rector Salazar habría dispuesto que se le transfirieran los pagos a los prestamistas, con sus correspondientes intereses, a las cuentas de dos empleados que laboran como vigilantes de la UAN: 320 millones de pesos a José Ernesto Robles Delgado y 10 millones de pesos a Miguel Ángel Perales Covarrubias.

El primer vigilante es concuño de Milton y el segundo se asegura que es su yerno.

A su vez, Milton Arturo Romero Cervantes es compadre de Juan López Salazar.

 

ARTÍCULO RELACIONADO:

La pregunta espanta: ¿ex rector dejó en 2015 que entrara dinero dudoso a rescatar la UAN?

Deja tus comentarios